Respétame

Los textos que leerás aquí, son creación mía. Por favor, respeta mi trabajo y no copies. Gracias :)

21 de septiembre de 2009

Las Nubes de Londres. Cap 2

- ¡Ja, ja, ja! Po' mejor, ¿No? Así se te irá quitando esa carilla de muñeca triste que tienes.- Lulú apartó la mano de su padre que mientras hablaba, se había dedicado a pellizcarle pícaramente una mejilla.
La joven Lulú, rompía sin réplicas el tópico de mujer inglesa rubia de ojos claros y con cuerpo de Barbie quinceañera. Lo único que conservaba de sus raíces, era una piel pálida hasta un punto casi enfermizo que convertía sus ojos verdes en intensas esmeraldas, enmarcadas en unas pestañas elegantes y oscuras. Como una cascada, su cabello negro como el azabache se deslizaba por sus hombros. Y cuando se sentaba, asomaba ante su acechante mirada, una tripita que en ocasiones le parecía frustrante y otras, encantadora.
- Sólo espero un día con nubes antes de que mi piel tome un horrible tono grisáceo roca. Es lo que me pasa cuando me da el Sol.- Suplicó Lulú, con el acento inglés que hacía melodioso el tono de su voz. Casi como un canto a la calma.
- Eres preciosa, Luly.- Ella no contestó. Se limitó a sonreir interiormente y a clavar sus pupilas en las de su padre, esperando que dijera algo que rompiera el silencio o, que se marchara para volver a engancharse al pensamiento de su Charlie interior.
- Me voy a mi bedroom...
- Habitación, cuarto.- Contestó Carlos, entre risas. Sabía que su hija dominaba perfectamente el idioma, pero muchas palabras escapaban aún de su ámplio vocabulario.
A su vuelta a España, Carlos se había instalado en su Sevilla natal atraído por el Sol y los bares de tapas que tanto echaba de menos cuando se mudó a Londres. Si una vez hacía dieciocho años había hecho ese sacrificio, fue únicamente por el amor que sentía hacia la que por aquél entonces era su esposa. Nicole no podía soportar el calor, el ruido de las fiestas. Y Carlos la amaba demasiado como para separarse de ella y, por ello la siguió hasta el fin del mundo aunque tuviera que abandonar su tierra, su familia, sus amigos, su trabajo, su vida... Y rendirse ante la humedad, la calma, los horarios, el frío y la insoportable ausencia de luz solar. No tardaron por ello en llegar las incomodidades entre la pareja... El sufrimiento de intentar amoldarse a una vida que te va carcomiendo por dentro e inevitablemente, las diferencias y el distanciamiento que junto a la lluvia de Londres, fueron apagando el fuego del amor. A los pocos meses, nació Lulú que, por desesperado deseo de su madre se quedó a vivir en Londres bajo la condición de que visitara España a menudo. Carlos no estaba dispuesto a renunciar a la segunda mujer más importante que había entrado en su vida. Pero, con el tiempo Lulú fue perdiendo el interés por España y el clima, por la falta de relaciones aquí y la sensación de estar anclada a su vida londinense. Y las visitas fueron cesando hasta el punto de convertise únicamente en llamadas, e-mails y, cartas y postales los días señalados o de diario.Hacía un año que mamá había conocido a Michael. Un empresario que parecía cosido a su traje de Armani y, que desconocía el significado de la palabra 'sonreir'. Extrañamente, Nicole suspiraba por donde él pasaba y, se la veía realmente contenta. Por eso Lulú nunca mostró públicamente su superficial desagrado hacia él.
Carlos, por el contrario, había disfrutado de la compañía de más mujeres. Pero... Ninguna de esas relaciones fue fructífera ni, desgraciadamente, superaron el año. Desde hacía unos meses, le contaba a su hija vía e-mail que comenzaba a tener ilusión de nuevo gracias a la chica de la gasolinera que frecuentaba, Consuelo. Pero... Nada serio todavía.
En su pequeña casita blanca típica en Andalucía, Lulú subió taciturna las escaleras pensando en su vida que se encontraba casi tan dividida como su ánimo. Al llegar a su habitación, una parpadeante pestaña de la pantalla del ordenador, llamó su atención. El cartelito, decía: Tienes un nuevo e-mail.
- ¡Charlie!
"Querida Luly,
ni sé cómo empezar ni cómo explicarte la sensación extraña que tengo dentro de mi pecho. Oprimiéndome día tras día desde que no estás aquí..."

9 comentarios:

++Dark_Poet++ dijo...

He aquí yo también escribiendo... Te he comentado en cierto sitio... Y te vuelvo a cometar... Sigo tu historia con sumo interés... Como he dicho: adoro tu forma de escribir... Bueno, siendo sinceros, no puedo hacer una crítica como si fuera un gran escritor... Pero sí decirte que me agrada conocer escritores y/o poetas con gran rendimiento... Como te dije: no abandones la historia... Muchos besos...

++DARK POET++

Leopart dijo...

Otra vez el escalofrío al leer las últimas líneas, y los ojos se me ponen llorosos. Es horrible cuando echas tanto de menos a alguien, besitos amor (L)

La chica que desayuna nubes rellenas. dijo...

Hola Roxy, soy Sandra la del tuenti :]
Al fin te puedo comentar, aunque sólo puedo decirte una cosa: eres una ARTISTA sigue así que me encanta leerte :]

Juan Benito dijo...

Un relato digno de tu categoría. De nuevo has comenzado a escribir como sabes, sigue así, pues el Premio Planeta te está esperando

Ela dijo...

que lindo!!
a veces suelo extrañar tanto...

Hollie A. Deschanel dijo...

Me gustó la entrada :) A ver si pones más como estas. Muás!

Ayuru dijo...

Me gusta *-* y se ha quedado interesante la cosa! xD me he leído también el primer capi y tiene muy buena pinta la historia, tengo curiosidad por saber cómo sigue ^^

Por cierto, se me ha metido en la cabeza la canción que tienes en el reproductor (la de If it means a lot to you) y no puedo dejar de escucharla! Me suena en la cabeza a todas horas! xDDD voy a tener que descargármela!

En fin, un besito ^^ me hizo ilu tu comment =)

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

del
jardin
de
la
esperanza
he
cogido
una
flor
ella
es
hoy
otoño
y
te
doy
mis
saludos
con
su
color…



desde mis HORAS ROTAS
Y

AULA DE PAZ


afectuosamente ., vuestro amigo :


jose
ramon …

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

encantado en tu acuario...