Respétame

Los textos que leerás aquí, son creación mía. Por favor, respeta mi trabajo y no copies. Gracias :)

14 de septiembre de 2009

Las nubes de Londres. Cap 1

A Lulú le gusta mucho cómo huele cuando llueve. El asfalto mojado... el césped húmedo... Todo desprende el olor que le hace acordarse de su querido Londres. Sevilla, tan soleado y seco
como es de costumbre, le agrieta su delicada piel y le daña los ojos.
Hacía ya más de seis meses que residía allí con su padre, andaluz de nacimiento. Casarse con su mujer, Nicole, e irse a vivir a Londres tras pocas semanas del enlance... No fue una buena
idea y, ahora se daba cuenta de todo. Pero Lulú había pasado toda su infancia y, parte de su adolescencia entre las nubes londinenses. Y su grisáceo, combinado con el rojo de los autobuses
que hacía medio año que no veía, era un recuerdo que empezaba a ser demasiado doloroso.
Ahora mamá viajaba. Marruecos, París, New York, Milán... Y se le había hecho imposible llevar a la niña de sus ojos con ella. Lulú tenía que estudiar.
La mente distraída de la joven viajaba a menudo a lo largo de todo el mundo, deseando encontrar un rincón húmedo en el cual sus lágrimas pasaran desapercibidas. Pero, todo intento por
escapar de su realidad, del calor agobiante y, de ese acento que se le hacía complicado de entender todavía... era imposible.


Quizá incluso echaba de menos a Michael, el nuevo novio de su madre. Amante incondicional del golf, un deporte que a Lulú le parecía más bien soso y aburrido. Aunque en esos momentos
de desesperación, hubiera dado hasta el último de su aliento por jugar a su lado una partidita en el Club de Golg Bridgedown.
Esos desayunos rebosantes de huevos fritos, zumo recién exprimido y un par de tostadas preparadas por su atareada madre, habían sido sustituídos por unos ocasionales churros con
chocolate a los cuales aún no terminaba de acostumbrarse.
Dibujaba y escribía sin cesar acerca de aves excepcionales que se alejaban volando de sus nidos. De parajes desconocidos donde sólo el corazón de los abandonados podía llegar para
encontrar un poco de consuelo. Sobre adolescentes impregnados de hormonas que dejaban ver tiernos momentos junto atardeceres. Amor... Quizá otra de las cosas que más le dolió
abandonar, otra de las cosas por las que hubiese dado lo imposible con tal de que cupiera en la maleta: Charlie. Su querido e infantil Charlie se había quedado anclado en Cambridge junto a
sus más maravillosos recuerdos. Charlie, con esa sonrisa tan...

- A veces piensas que el Sol brilla más en otro sitio, ¿Eh, Luly?- Interrumpió Carlos extrayéndola brutalmente de sus embelesados pensamientos.
- En ningún sitio brilla más que aquí, papá. Creeme...

3 comentarios:

Leopart dijo...

quiero MÁS.

iona dijo...

sabías que el frío modifica la trayectoria de los peces?
Yo conocí a alguien que también los observaba..

CELIA CINCODEDOS dijo...

gracias, creo que yo lo espero mas que tú y todos tus pececitos juntos. te sigo fishgirl.