Respétame

Los textos que leerás aquí, son creación mía. Por favor, respeta mi trabajo y no copies. Gracias :)

29 de septiembre de 2009

Las Nubes de Londres. Cap 3

"Querida Luly,ni sé cómo empezar ni cómo explicarte la sensación extraña que tengo dentro de mi pecho. Oprimiéndome día tras día desde que no estás aquí...Te necesito más que nunca a mi lado. Y la idea de tener que esperar a las vacaciones para coger un avión y tenerte entre mis brazos, hace más pesadas las horas y más insoportables las noches."

A Lulú le rodaron lágrimas por las mejillas. Lágrimas que desde hacía semanas se moría por dejar salir.

"Me siento sólo, vacío. Casi podría decir que ni siquiera me siento.
No quería decirte nada de esto por aquí, pero esta noche no sé dónde esconderme de todo lo que me persigue y, tampoco sabía a quién contarle mis penas: La semana pasada, mi hermano tuvo un accidente de coche y está en coma profundo. Los médicos dicen que puede que salga de todo, pero igualmente aquí estamos todos hundidos hasta el suelo.Lulú, Luly, mi amor, eres mi única necesidad en estos momentos.

Espero tener noticias tuyas muy pronto.
Te ama y siempre te va a amar:
Charlie."


La pigmentación de Lulú se tornó a un blanco tan pálido que llegó a dar miedo. No daba crédito a lo que leía, no podía ser cierto... ¿Paul? ¿El hermanito pequeño de Charlie en coma? No se sentía con fuerzas para contestar, le temblaba hasta el último rincón de su cuerpo. Hubiera dado todo en ese momento por aparecer en Cambridge junto a Charile y darle un abrazo y luego, otro más fuerte a su hermano.
'Te amo...' Pensó para sí. Con la esperanza de que sus pensamientos atravesaran el planeta y llegaran hasta el corazón de su querido Charlie.
Desde la cocina se escuchó a su padre gritar algo sobre la cena, pero Lulú no tenía fuerzas para contestar y, mucho menos para comer. De modo que se tumbó en la cama, se hizo un ovillo y con el sonido hueco de las lágrimas chocando contra el colchón, quiso despertar y darse cuenta de que estaba en Londres y todo aquello simplemente era una pesadilla.
A la mañana siguiente todo parecía mucho más claro, como el impasible sol que asomaba por la ventana. Sin mirar a otro sitio que no fuera su ordenador, Lulú se dirigó hacia él con la intención de no retrasar ni un momento más la contestación del e-mail de anoche:

"Charlie,
Siento haber tenido que contestar hoy. Aún no puedo asimilar el shock de la noticia del coma de Paul. Le parezca a mi padre bien o mal, intentaré ir lo antes posible simplemente para ver sus ojos perdidos y, sea imposible o no, poder encontrar un poco de esperanza en ellos.
Ni te imaginas lo mucho que te echo de menos yo también, mi amor. Aquí la luz me mata, el calor me consume y la soledad me está convirtiendo en un alma triste. Me muero de ganas por volver y que me prestes una de tus sonrisas, que me comas a besos y hagas que se me olvide todo lo que aquí me apaga el corazón.Intentaré ponerme en contacto contigo lo antes posible.
No olvides que te amo.
Lulú."

-¡Luly!-Se escuchó desde el piso de abajo.- ¡Vas a llegar tarde a clase! ¡Baja ya a desayunar, cohone'!- A Lulú se le pusieron los ojos en blanco al escuchar la expresión de su padre.
Realmente, no tenía ningún interés por bajar las escaleras. A causa del ánimo de Lulú, su padre la había cambiado de instituto a mitad de curso con la esperanza de encontrar un lugar donde su hija pudiera sentirse más cómoda. Pero el único lugar donde Lulú pensaba que podía sentirse cómoda, sería en el fondo de un cajón profundo.

3 comentarios:

Ela dijo...

ooo preciosa tu si tienes alma!!

Jorge dijo...

Me ha gustado mucho el texto :). Muy tierno, aunque el final no muestra nada bueno....

Hollie A. Deschanel dijo...

Pero si no baja las escaleras no encontrará motivos por los cuales salir de ese cajón :) Muás!